Entrevista: Beatriz Mejía – Directora ejecutiva de Grupo Internacional de Paz

IMG_8194 (1)

Beatriz Mejía: Administradora de Negocios con estudios de Maestría en Desarrollo. Trayectoria en el ámbito de la gerencia social en Colombia. Ha hecho parte del sector gubernamental, tercer sector y operaciones con organismos internacionales en el ámbito de la seguridad ciudadana, prevención social del delito, procesos de consolidación de la paz, desarrollo y posconflicto. Desde allí ha participado como consultora nacional e internacional, directora de programas y docente de cátedra y extensión universitaria en las mismas áreas. Actualmente es Directora Ejecutiva de Grupo Internacional de Paz, organización de la cual es co-fundadora y desde la que ha hecho valiosos aportes al sector del deporte para la paz. Fue perfil año 2014 en Fuerzas de Cambio II. Reconociendo la Contribución de las Mujeres de América Latina y el Caribe al Desarme. Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe UN-LIREC.

DE LA SELVA A LAS CANCHAS: EL DEPORTE COMO ESTRATEGIA PARA EL POSCONFLICTO

En el actual proceso de posconflicto que afronta el país, del cual se dialoga y se ha discutido en los medios de comunicación desde el inicio del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, se proponen soluciones a corto, mediano y largo plazo para ejecutar estrategias de reintegración de los actores directos del conflicto y los individuos que han sufrido sus consecuencias desde las posiciones ocupadas en los intramuros de la violencia, que es el resultado de la problemática que a través de la historia nunca se ha logrado solucionar de forma adecuada.

Durante más de cinco décadas con intentos de procesos de paz fallidos, los cuales han buscado la solución a todas las problemáticas de guerra que ha sufrido la nación, siempre se han visto suspendidos volviendo a la misma situación de beligerancia; siendo aquí donde los grupos armados protagonistas de los pasados tratados de paz se benefician para fortalecer sus bases armamentistas y de guerra, continuando con la violencia que ha manchado con sangre a todo el territorio nacional.

Desde la presidencia de Rojas Pinilla, a inicios de la década de los cincuenta se llevó a cabo el primer diálogo de paz con la guerrilla de los llanos orientales, comandada en aquel entonces por el subversivo Guadalupe Salcedo, pero que finalmente, por diferentes actos de parte del Gobierno y del grupo insurgente, fue reprimido sin llegar a acuerdos fijos. Así, se volvió a los conflictos que han sido generadores de la guerra y la violencia que tras seis décadas aún sigue presente en el territorio colombiano.

De la idea del proceso de paz que se llevó en ese momento, diferentes gobiernos futuros tomaron bases para seguir una ruta que lograra sanar el conflicto que aumentaba con cifras de destrucción en lugares críticos de la geografía colombiana. Belisario Betancur también intentó erradicar la violencia del conflicto armado por medio de la modalidad de los diálogos de paz, pero con el auge del Movimiento 19 de Abril (M-19) –que crecía en la década de los años ochenta- nunca tuvo un camino claro hacia la solución del conflicto. Seguía el tiempo y los diferentes mandatarios que lo sucedieron, hasta llegar al Gobierno de Andrés Pastrana, nunca vieron con claridad las apuestas para llegar a un verdadero proceso de paz que beneficiaría a la nación, ya que no se notó el compromiso de ambas partes en el escenario del diálogo. También se debe resaltar el desorden que hubo en todo momento y la improvisación del Estado, que quedaba sin alternativas para llegar a un cese al fuego ni alcanzaba acuerdos mutuos entre los grupos armados y los gobiernos de turno.

A partir de 2012, con el Gobierno del actual presidente reelecto Juan Manuel Santos, y luego de los ocho años de mandato de Álvaro Uribe, cuya ideología no tuvo que ver en mayor parte con la búsqueda de la paz desde el diálogo sino por medio de la estrategia militar, de nuevo el país se ha embarcado en una expedición para alcanzar la paz por este medio. Este ha sido un proceso que, comparado con los demás, en determinados puntos de la agenda ha demostrado el trabajo en las instituciones gubernamentales para que existan distintas rutas en el posconflicto, en el que es primordial el apoyo completo del Gobierno y sus organismos, a su vez, de todo el pueblo generando un proceso de integración con el cual se deben acoger a quienes han sufrido las consecuencias de la guerra de forma directa.

DOCUMENTAL JUGANDO EN PAZ 

Cortesía de:

Beatriz Mejía: Directora ejecutiva de Grupo Internacional de Paz

Edgar Romero: Coordinador de comunicaciones de Grupo Internacional de Paz

icono-hoja“El Deporte jugará un papel definitivo en el posconflicto”    Mejía, B. Coldeportes (2016).

icono-hoja“Deporte y reconstrucción en el posconflicto colombiano” Mejia, B. Grupo Internacional De Paz (2016).

 linea2

Anuncios